sábado, 25 de octubre de 2008

POEMA DE LILIANA VARELA

"la azucena perdió el candor
y se afirma en el "no" que la sublima"
Elisabet Cincotta


Vírgen de penas me halló tu huella.

Como Atila no quedó vida tras tus pasos,
se desprendió el corazón e intentó seguirte
retornando agónico al vacío establo.

Sublimada queja, fui risa entre cientos
refucilo en el gris espejo
canción de cuna-campanilla al viento.

Abierta al cielo enraicé el dolor
coroné de soles los labios
vestí primaveras
bebí alegrías
pinté estrellas

/y logré llorar.


Liliana Varela

1 comentario:

julia del prado morales dijo...

Muy sentido Lili y siguiendo a Eli, en lo que ella hace y deja en palabras. Abrazos a ambas, Julia